El liberalismo centrista del siglo XXI

0
101
Punto de equilibrio
"Ponto de Equilibrio" by Dan Queiroz is licensed under CC BY 2.0

Vaya por delante que no soy politólogo y por tanto, lo que verso aquí, es mi opinión personal sobre lo que deberían ser algunos principios del liberalismo progresista centrista de este siglo que empezamos hace 20 años. Cuando alguien me pregunta por el aspecto económico y social que debería guiar al liberalismo moderno, siempre pienso en la misma frase: es aquel que los impuestos que recoge con la mano derecha los reparte con la mano izquierda.

Para mí significa que una de las bases del liberalismo es un capitalismo no salvaje -pues ya ha demostrado que siempre acaba en revoluciones-, sino con responsabilidad social y por otro lado repartirlos con afán igualitario no es para que todo el mundo tenga lo mismo -el comunismo ha demostrado en repetidas ocasiones que es un desastre-, sino que todo el mundo tenga las mismas posibilidades.

Permitidme que desarrolle un poco estos conceptos.

Recoger los impuestos con la mano derecha:

El capitalismo salvaje vemos en  clave histórica que convierte a los trabajadores en personas explotadas y ello, además de ir en contra del consumismo que siempre mantiene al capitalismo, acaba en revoluciones violentas porque más pronto o más tarde todos queremos librarnos de los tiranos.

En clave actual, no es de recibo que, con el anuncio de la fusión de La Caixa y Bankia, salte la noticia de que esa fusión permitiría la prejubilación de 7.500 empleados de más de 52 años… supongo que no habrá ninguno del Consejo de Administración de esas entidades… y que imagino todos tendrán más de 52 años… o que haya empresas con beneficios, como las anteriores, que han prejubilado a trabajadores con 50 años de edad…

Eso no es Responsabilidad Social. Por ello el liberalismo moderno debe dotarse de medios de regulación del capitalismo.


Repartir los impuestos con la mano izquierda:

El social-comunismo, que iguala a todos independientemente de su esfuerzo, ha fracasado en los diferentes países a lo largo de la historia, porque los que se esfuerzan no encuentran su recompensa y se cansan de ver que otros viven como ellos sin casi esfuerzo. La frase de “no se debe estar muy bien en un sitio donde puedes entrar pero te prohíben salir” define que no es un buen sistema político.

Por otro lado, debe ayudarse a que todas las personas tengan las mismas oportunidades de poder desarrollar su proyecto de vida; en ese aspecto, bajo mi criterio, las cuotas de mujeres en cualquier ámbito debe ser una medida provisional -en tanto que muchas de ellas no han tenido las mismas condiciones que los hombres para poder (primero estudiar y después desarrollar su trabajo o carrera profesional)-. Pero esas cuotas deben desaparecer cuando la igualdad en los estudios (que creo conseguida) y la igualdad en los trabajos (aún quedan techos de cristal) sean efectivas; pues en ese momento debe ser la valía, no del hombre o de la mujer, sino de la persona la que determine el puesto que le corresponde en el ámbito en que trabaje.

Así pues, el liberalismo progresista y moderno debe unir el capitalismo social con el socialismo democrático para ser un partido socio-liberal.

Artículo anteriorLo que de verdad importa
Artículo siguienteEnseñanza media
Miguel Ángel Ibáñez Giner
Miguel Ángel Ibáñez Giner (natural de Barcelona) es Ingeniero Técnico Industrial. Desde 2007 es Concejal-Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Partido de la Ciudadanía (C’s), en el Ayuntamiento de Gavà (comarca del Bajo Llobregat, provincia de Barcelona). Desde 2008 hasta 2015 ha sido Miembro, tanto del Comité Ejecutivo de C’s (en calidad de responsable de Política Municipal), como del Consejo General de C’s (a propuesta del Presidente del Partido, Albert Rivera). Desde 2015 hasta 2019 ha sido Diputado y Presidente del Grupo Parlamentario de C’s en la Diputación Barcelona. Facebook: Miguel Angel Ibáñez Twitter: @MAngel_Ibanez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí